No, no hemos inventado el término. Y no, no nos referimos a que estés dentro de Matrix. Los platós virtuales forman parte de una tecnología emergente llamada Virtual Production y que, en poco tiempo, lo está petando muy fuerte.

¿Has visto las series a The Mandalorian u Obi-Wan Kenobi? Pues las dos fueron las primeras en implementar esta tecnología para realizar prácticamente todos sus VFX. Como no podía ser de otra manera, Disney y Lucasfilms deben trabajar con lo último de lo último.

¿Qué es la Virtual Production?

Va, vayamos al grano. La característica principal de la Virtual Production es que permite trackear la posición y orientación de una cámara real en un espacio 3D y 360º de un set de grabación, de esta forma se puede incluir una actriz real en el set virtual. Es decir, cámara y decorado se moverán a la vez para conseguir una visión completa de la producción.

Esta nueva tecnología permite, tanto a la directora como al equipo artístico, ver en tiempo real cómo quedará la producción, admitiendo realizar cambios en el propio set del entorno virtual sin tener que esperar a la postproducción. Esto supone, no sólo un gran avance tecnológico, sino también una notable economización de la producción audiovisual (Bmotion, 2022).